Ir arriba

UN PEDAZO DE CIELO

La encuesta sobre edificios altos de KONE revela que 2 de cada 3 habitantes de la ciudad tienen una opinión positiva o muy positiva sobre los edificios altos. Pauliina Louhiluoto, residente de Shanghái es una de ellos. Descubra por qué.

“En un edificio alto, puedes sentir realmente cómo cambia el tiempo. Es fascinante ver llegar las nubes. La vista es más imponente por la noche: los espectáculos de luz en los edificios son increíbles”, comenta Pauliina Louhiluoto, mientras bebe un té verde en el salón de su ático de la planta 27.

Louhiluoto disfruta de unas vistas panorámicas sobre los distritos de Luwan y Xuhui de Shanghái. Bulliciosas, allá abajo las ruidosas calles están repletas de tiendas, pastelerías y spas y, sin embargo, no se escucha nada del tráfico.

Para Louhiluoto, la principal ventaja de vivir en un edificio alto es estar en el corazón de una concurrida metrópolis pero lejos del ruido y el alboroto.

“Tengo mi propio pequeño mundo aquí. No vemos a los coches ni las personas en la calles, pero podemos sentir la cultura local que nos rodea”, comenta.

La mayoría de las personas que respondieron a la encuesta sobre edificios altos de KONE indican la misma sensación. Los tres motivos principales esgrimidos por las personas para elegir un piso alto fueron las vistas (88 por ciento), la ausencia de ruido debido al tráfico y otros ruidos (60 por ciento) y la privacidad (47 por ciento).

“En ocasiones escuchamos el claxon de algún coche, los fuegos artificiales o algún perro ladrando, pero nunca el tráfico. Y nos encanta escuchar a los limpiadores de ventanas cantando en sus plataformas suspendidas”, comenta Louhiluoto, CEO de la empresa de diseño y moda con sede en Helsinki, My o My. Ella y su familia se mudaron a Shanghái el año pasado debido al puesto de su marido en China.

HASTA SIEMPRE, PERIFERIA

Shanghái es una ciudad que apuesta por su desarrollo vertical con ambición. Según la encuesta de KONE, cuatro de cada cinco habitantes de Shanghái consideran los edificios altos como una parte vital del panorama de su ciudad. Cerca del 80 por ciento ve los rascacielos como una forma de desarrollo urbano que aprovecha el espacio de forma eficiente.

Si bien la mayoría de los extranjeros en Shanghái elijen tranquilos complejos de expatriados, Louhiluoto se enamoró del bullicioso barrio de Puxi, una opción poco convencional para una familia con tres niños que solía vivir en las afueras. “Francamente, no hecho de menos las afueras. Los niños echan de menos jugar al fútbol en el jardín, pero hay una pista de tenis y una piscina al aire libre aquí en el edificio”, comenta Louhiluoto, que a menudo se retira a su jardín en la azotea, un oasis de paz donde vuelve a conectarse con la naturaleza.

A SU SERVICIO

Sin embargo, para volver a conectarse con el caos en la superficie, Louhiluoto tendrá que confiar en el modo más rápido de transporte: el ascensor. Los prolongados tiempos de espera de ascensores se encuentran entre los principales inconvenientes de “vivir en las alturas”, según el 31 por ciento de los encuestados.

La creciente necesidad entre los habitantes de edificios altos, de velocidad y comodidad está siendo tratada por los rápidos avances en la tecnología de ascensores de grandes alturas. KONE se sitúa a la vanguardia en soluciones que mejoran la comodidad, como ascensores de cabina con dos pisos súper rápidos y sistemas de control de acceso inteligentes que identifican automáticamente a los pasajeros y los llevan directamente a su propia planta.

La vida en las alturas ha traído agradables sorpresas a la familia Louhiluoto: ¡el hijo más pequeño aprendió a contar con la ayuda de los botones del ascensor!

Aspectos destacados de la encuesta sobre edificios altos de KONE

  • Casi el 70 % de las personas que viven en ciudades de todo el mundo considera los edificios altos como una parte esencial del paisaje urbano moderno.
  • El 63 % considera que construir hacia arriba es una forma sostenible de desarrollar áreas urbanas.
  • Los asiáticos y los habitantes de Oriente Próximo tienen una actitud más positiva frente a los edificios altos que los europeos y americanos.
  • Los habitantes de Singapur y los parisinos son los que se muestran más dispuestos a vivir en pisos altos y a los hombres les entusiasma algo más que a las mujeres vivir y trabajar en edificios altos.
  • A tres cuartas partes de los participantes en la encuesta les gusta vivir en edificios altos porque, por lo general, cuentan con fácil acceso a servicios como tiendas y transporte público.
  • Los ciudadanos de Shanghái (79 %) y Dubái (71 %), en concreto, valoranla cercanía a socios de negocios que ofrece trabajar en edificios altos.
  • ¿Y los principales motivos para vivir en las alturas? - Casi el 90 por ciento de los encuestados mencionó las vistas, mientras que más de la mitad valoraban poder estar lejos del ruido del tráfico.

*En esta encuesta participaron 4000 personas de ocho ciudades: Dubái, Chicago, Londres, Moscú, Mumbai, París, Shanghái y Singapur.

Comparte esta página