WELCOME TO KONE!

Are you interested in KONE as a corporate business or a career opportunity?

Corporate site

Would you like to find out more about the solutions available in your area, including the local contact information, on your respective KONE website?

Your suggested website is

United States

Visitar la página web del país

Cookies

Usamos cookies para optimizar la funcionalidad del site y ofrecerle la mejor experiencia posible mientras navega por el. Si está de acuerdo con esto y acepta todas las cookies, simplemente haga clic en el botón 'Aceptar'. También puede revisar nuestra declaración de privacidad.

Ir arriba

¿Sabes todo sobre los ascensores?

Es probable que en algún momento de tu vida haya visto una película en la que un ascensor entra en caída libre después de que un cable se rompa y te preguntas si podría sucederte ¿Quieres saber la verdad?


No todo lo que ves en la televisión es cierto. Los ascensores y escaleras mecánicas están altamente regulados y diseñados con muchos elementos de seguridad que protegen a los pasajeros. En KONE, estamos comprometidos con la seguridad y trabajamos en estrecha colaboración con las personas que confían en nuestros productos para un transporte seguro y sin incidencias a medida que avanzan en su día.
El uso seguro de ascensores y escaleras mecánicas es un esfuerzo conjunto entre los fabricantes, los usuarios, los propietarios del equipo y los mantenedores.
Desacreditemos algunas leyendas urbanas y restauremos tu confianza con respecto a lo que seguridad se refiere.

Mito #1: Los ascensores están sostenidos por un cable que podría romperse, dejando a los pasajeros en la cabina en caída libre.

¡Piensa otra vez! Los ascensores están sujetos por múltiples cables de acero y cada cable puede soportar una cabina con su carga máxima Es muy inusual que incluso un solo cable se rompa, y más improbable aún que todos los cables se rompan, además sistemas como el limitador de velocidad se activan para reducir la velocidad del ascensor y detenerlo mediante una cadena de seguridades mecánicas. Perdón por estropear la emoción, pero esas escenas de acción en las que las chispas salen disparadas de los rieles de la guía mientras el ascensor desciende sin control son puro cine.

Mito #2: ¿Se caerá un ascensor con sobrecarga?

No, esto no es cierto. Una cabina con sobrecarga normalmente no se moverá. Las puertas permanecerán abiertas y es posible que suene un timbre hasta que bajen las suficientes personas del ascensor para reducir el peso. Muchos ascensores están equipados con tecnología que distribuirá eficazmente a los pasajeros entre los ascensores disponibles para evitar el hacinamiento en uno solo.

Mito #3: Si un ascensor se para entre los pisos, existe el peligro de que se acabe el oxígeno en la cabina.

No aguantes la respiración. Las cabinas de los ascensores están bien ventiladas. Existe un requisito mínimo para las aberturas de ventilación donde al menos el dos por ciento del área de la cabina de un ascensor debe estar compuesto por conductos de ventilación que permitan que el aire entre y salga libremente. En algunos casos, los ascensores también están equipados con aire acondicionado.

Mito #4: Es posible escapar del interior de una cabina de ascensor al hueco a través de una trampilla de seguridad.

Mantén la calma y hagas lo que hagas, ¡no intentes esto! Existen escotillas de seguridad o trampillas para fines de rescate, pero los pasajeros nunca deben intentar utilizarlas como rutas de escape. La mayoría de las trampillas de escape de emergencia solo pueden ser abiertas desde el exterior por profesionales de rescate. Entonces, si estás atrapado en un ascensor, lo más seguro que puedes hacer es quedarse quieto y esperar a que lo rescaten. Nunca intentes salir por tu cuenta y nunca haga palanca para abrir las puertas de un ascensor porque es posible que el ascensor no esté a nivel de planta. Podrías ponerte en peligro.

Mito #5: Pulsar el botón de llamada varias veces hará que el ascensor llegue más rápido.

Lamentamos decirte que esto no es así. Cuando presionas el botón, el ascensor recibe su "llamada" y su software determina la ruta del ascensor. Hay sistemas de llamadas más simples y sofisticados, pero la base es la misma: una llamada es suficiente para generar la acción. Pulsar el botón varias veces a menudo nos hace sentir como si estuviéramos haciendo algo para acelerar la llegada del ascensor, pero en realidad, esto no funciona.

Comparte esta página