WELCOME TO KONE!

Are you interested in KONE as a corporate business or a career opportunity?

Corporate site

Would you like to find out more about the solutions available in your area, including the local contact information, on your respective KONE website?

Your suggested website is

United States

Visitar la página web del país

Ir arriba

URBANIZACIÓN SOSTENIBLE: ¿MITO O REALIDAD?

La construcción de ciudades sostenibles no es una tarea sencilla. A medida que las megalópolis elaboran estrategias para que sus espacios sean más habitables, hemos descubierto que existe una receta secreta para el éxito.

Cada hora, más de 40 personas se mudan a Mumbai, unas 70 a Lagos y más de 60 a Dhaka. Estas megalópolis, como muchas otras, prevén una tasa de urbanización de entre el uno y el seis por ciento al año y su mayor reto es que esta tasa sea sostenible.

“No podemos hablar sobre urbanización sostenible si no tenemos en cuenta los flujos de recursos”, comenta Fiona Woo, Oficial de policía- Clima y energía del World Future Council. Woo comenta que es importante comprender los recursos que utilizan las ciudades, de dónde proceden dichos recursos y la cantidad que se utiliza. Sin embargo, se trata de una propuesta viable.

“Es posible usar la tecnología para realizar un seguimiento del flujo de cada pieza de material y energía y buscar puntos donde pueda ser más eficiente”, comenta Luis Bettencourt, Catedrático de sistemas complejos en el Santa Fe Institute.
Sustainable urbanization - Myth or reality?, People in train
MÁS DE 7,5 MILLONES DE PERSONAS UTILIZAN LOS TRENES LOCALES DE MUMBAI TODOS LOS DÍAS

¿LA SOLUCIÓN MÁS INTELIGENTE?

Las ciudades inteligentes centradas en la tecnología también están ganando popularidad. “Sobre todo, se trata de un concepto de ingeniería sobre cómo usar los datos para efectuar operaciones más integradas, lo que creo que puede ayudar a mejorar el gobierno de la ciudad en términos de prestación de servicios”, comenta Bettencourt.

Sin embargo, existe el riesgo de invertir y construir ciudades demasiado rápido. China, comenta Bettencourt, está construyendo rápidamente ciudades, autopistas, rascacielos, viviendas asequibles y zonas industriales. “Es como si las grandes ciudades salieran de una máquina, algo que, a la larga, podría no dar buenos resultados; al menos, no fue así en Occidente”, advierte.

LA OTRA CARA DE LA URBANIZACIÓN

Esto se debe, especialmente a que las viviendas públicas tienen que planificarse meticulosamente. “Francia y Reino Unido son ejemplos típicos de viviendas públicas fallidas; crearon varios barrios marginales verticales a las afueras de París y zonas de Londres que, con el tiempo, provocaron muchos problemas socioeconómicos”, comenta Bettencourt. “Es crucial, no solo para construir edificios, sino también para comprender cómo "funcionan" desde una perspectiva socioeconómica”, añade.

Por ejemplo, en las últimas tres décadas, Bangladesh ha experimentado la mayor tasa de urbanización (4,19 %), pero el 60 % de su población reside en barrios marginales. De su urbanización "no planificada" se ha reprochado que presenta deficiencias en infraestructuras, transporte público, viviendas, agua y saneamiento, electricidad, gestión de los residuos sólidos y sanidad y educación, entre otros.

“Los problemas que requieren menos intervención física son más fáciles de resolver que los que necesitan una amplia planificación física y construcción”, indica Bettencourt. Pensemos, por ejemplo, en Mumbai. “El Estado está concediendo licencias para un número creciente de edificios altos, pero muchos de ellos no cuentan con suministro de agua regular ni alcantarillado integrado, porque eso requiere mucho trabajo físico: excavación, colocación de tuberías, etc. Sin embargo, otras cosas como la electricidad o telecomunicaciones son mucho más sencillas, por lo que las encontrarás incluso en los barrios pobres”, añade, destacando el contraste.

SOSTENIBILIDAD PARA EL CIUDADANO

Sin embargo, algunas ciudades son un buen ejemplo a seguir. Medellín, en Colombia, conecta sus distintos barrios utilizando transporte público como tranvía y metro. “Se trata de un sistema pensado para mejorar y crear una ciudad que esté más conectada socialmente”, comenta Bettencourt. Ciudades europeas, como Fráncfort y Rotterdam, y algunas estadounidenses, como Boston o Portland, han dejado su impronta en sistemas eficientes de edificios. El entorno de vida natural de Singapur, con parques y jardines alrededor de mini municipios concentrados, sus iniciativas de tratamiento de aguas residuales (que satisface el 30 % de las necesidades de agua de la ciudad) y sus excelentes conexiones mediante los sistemas de metro y autobús hacen que esta moderna ciudad-estado sea sostenible.

“Existen distintas formas de hacer las ciudades habitables; algunas de ellas son sostenibles y otras no”, añade Woo. Por tanto, cada país es responsable de comprender sus entornos urbanos, encontrar soluciones sostenibles con sus propios contextos y construir ciudades que superen la prueba del tiempo.

Comparte esta página